fbpx

¿Por qué es importante tener la información de tus clientes?

Como te contamos en la nota “Datos de tus clientes que te ayudarán a facturar”, tener la información actualizada de tus clientes te ayudará a facturar más. ¿Por qué? Sencillo, en la medida que te familiarices con tu cliente, podrás entender mejor sus necesidades y lograrás satisfacerlas con más eficacia.

Lo primero es la recopilación de datos que, como ya sabes, los más esenciales son:

  • Fecha de nacimiento
  • Nombre
  • Preferencias
  • Número de reservas

Tener estos datos llevará tu facturación a otro nivel. Si aún no nos crees, acá te decimos por qué:

1- Segmentación: Imagínate que, siendo mujer, recibes un correo de tu salón de belleza de preferencia, aquel en quien has confiado para suscribirte a los newsletters y correos electrónicos. ¿Okey? Ahora, imagínate que abres el correo y es una promoción de retoque y spa de barba. Mmm… raro, ¿no? Bueno, quizá tienes un hermano o un amigo a quien lo puedas recomendar pero, ¿no sería mucho mejor recibir uno para ti? Ese descuento que llevas tanto tiempo esperando para hacerte unas luces o ese paquete de spa que tanto has querido.

Tener la información de tu cliente — en este caso sus preferencias — hará que todo aquello que le mandes vaya totalmente acorde a sus intereses y gustos. De esta manera, el marketing se vuelve mucho más efectivo.

2- Fidelización: La meta de toda campaña de marketing es la fidelización. Después de haber pasado por el proceso de atracción, captura y retención, sólo queda esa satisfacción de ver a tu cliente volver, volver y volver. Esa es la meta.

Ahora bien, tener los datos de tu cliente puede ayudar a aumentar la fidelización. ¡Sí! Si conocemos a los clientes que más compran, lo que les gusta, qué compran y con qué frecuencia, estaremos mejor equipados para cuando queramos premiar su fidelización. Porque claro, la magia de la fidelización es que nunca hay que darla por sentado. Siempre debemos reconocer la elección de nuestros clientes, así les reafirmamos constantemente que tomaron la decisión correcta al elegirnos… aunque eso ya lo sabemos, no está de más recordárselos de vez en cuando.

3- Reducir costos: Si cuentas con un orden predeterminado, agregar a tus clientes a tu base de datos y realizar la debida segmentación según el tipo de cliente que es y las categorías a las que pertenece (hombre, mujer; adulto, joven; preferencias; etc.) será muy sencillo y barato poner en marcha estrategias de marketing. Gracias a la automatización de cadenas de correo electrónico, podrás darle publicidad a tu salón en menos de 5 minutos al día. Sólo es cuestión de seleccionar el grupo deseado y presionar “enviar”.

4- Retroalimentación automática: Si ya segmentaste a tus clientes y enviaste las promociones o noticias, ahora podrás comprobar que lo hayas hecho bien y, si no, tendrás la posibilidad de cambiarlo. Te darás cuenta cuando empieces a recibir clientes que han recibido tus promociones y han sido capturados. Esto significa que la estrategia funcionó. Ahora, si ves que no está funcionando, no te estreses, puede deberse a muchos factores. Dependiendo del estilo de vida, los clientes revisan su correo con distinta frecuencia. Habrá quienes lo revisen al instante y otros que tendrán la bandeja llena de correos sin leer. ¿Qué se puede hacer?

    1. Poner títulos más atractivos, olvídate de lo genérico.
    2. Cambiar de grupo a tus clientes. No te preocupes si la primera segmentación no funciona, tu cliente pertenece a alguna de las categorías y no tardarás en descifrar cuál. Pronto, incluso lo harás sin pensar.
    3. Confirma constantemente que la dirección de correo electrónico sea correcta. Nos ha pasado a todos, estamos hartos del spam y tenemos miedo de dar nuestro correo con ligereza. Cuando tu cliente te visite, menciona: ¿Va a pagar con cupón? ¿Qué? ¿No lo ha recibido? Por favor, deme su correo… ¡No puede perderse nuestras promociones!

5- Te ayuda a pensar en el futuro de tu negocio: A través de las bases de datos, es fácil detectar patrones tanto de las cosas que encantan a nuestros clientes, como de las que no. Si te haces al hábito de actualizar tu base de datos de manera periódica (una vez al mes o una vez cada trimestre), pasado un tiempo detectarás grandes cambios. “Cada vez tenemos clientela más joven”, “Cada vez hay más hombres” “Cada vez se solicita más un tipo de servicio”. Todos estos datos son de suma importancia: son indicadores.

Con ellos podrás trazar una línea de objetivos y renovarte constantemente. Por ejemplo: Si cada vez tienes clientela más joven, quizá valdría la pena investigar las tendencias de estos jóvenes en la moda y la belleza; así podrás capacitar a tu personal y satisfacer las necesidades de estos nuevos clientes.

Si antes recibías 1 hombre por cada 10 mujeres y ahora recibes 6 por cada diez, también será hora de que renueves tu oferta para que siempre se sientan bienvenidos en tu salón.

En pocas palabras, estos datos son oro puro.

6- Renovación: Así como las bases de datos sirven para implementar nuevos servicios, también servirán para despedir algunos otros y agradecerles por sus servicios. Quizá hay algunos productos o servicios que te representan un gasto y que en realidad no son consumidos como se espera. ¡No tiene nada de malo! El cambio es constante y es importante saber cuando algo ya no está cumpliendo con su propósito.

7- Es sencillo: Si aún después de todas estas razones no estás cien por ciento convencido, te tenemos esta última. Es muy sencillo. ¡Sí que lo es! En promedio tomará alrededor de cuatro minutos tomar los datos esenciales de tus clientes. Ya sea que tú los tomes o ellos se inscriban a través de la plataforma, en la actualidad los clientes están acostumbrados a pasar sus datos. No les estás pidiendo que escriban un ensayo o que hagan un análisis de las tendencias, simplemente estás pidiendo lo básico. Poco a poco te darás cuenta de los enormes beneficios que tiene una base de datos. Te divertirás creando campañas que funcionen y verás los resultados en tu facturación.

No olvides la enorme responsabilidad que tienes con estos datos. ¡Úsalos bien! No queremos que el cliente oprima el indeseable botón de “unsubscribe”. Ten una dinámica constante y periódica con tus clientes, pero sin invadir de más. Un correo cada tres días bastará para que estés en la mira.

¿Qué esperas? Empieza a construir esa base de datos y no te arrepentirás.